Ganar o Formar

376
El fútbol es un deporte cargado de emociones, esto genera un sentimiento único que algunos tenemos la dicha de vivir. Pero hablando en edades tempranas, ¿entrenamos para ganar o para formar?

Te invito a leer el siguiente artículo.

Todo análisis debe basarse en un sustento metodológico y en la experiencia vivida, por lo que en mi caso me gustaría iniciar diciendo que a continuación verán algunos extractos de otros autores y mi opinión, que no es la verdad absoluta, pero estoy convencido que nos ayudará a retroalimentar nuestro trabajo.

Me gustaría iniciar con una opinión. Si hablamos de formadores, todo entrenador al nivel ya sea amateur o profesional lo lleva implícito, ya que al estar frente a un grupo nos convertimos en maestro y esto conlleva responsabilidades.

Según la RAE, formar es “preparar intelectual, moral o profesionalmente a una persona o a un grupo de personas” (RAE, 2021); lo que nos hace pensar que estoy en lo correcto.

Anexando a este término las palabras “edades tempranas”, podemos tener la siguiente frase: formador de fútbol base.

Teniendo claro esto es momento de debatir, saber que se dice que el entrenador que gana o el que grita mucho es el bueno, y el entrenador que pierde o no habla es el malo. Estamos en un medio que maneja emociones y el fútbol tiene una fijación especial con los entrenadores ante la derrota.

El ser humano por naturaleza busca ganar, Maslow en la pirámide de las necesidades humanas nos habla en su punto más alto de la autorrealización. Donde de forma visceral en el fútbol el resultado lo será. Pero tenemos la contraparte,  lo que muchos entrenadores podemos decir en el futbol base “el resultado no importa”.

Yo no veo una persona feliz cuando no cumple sus objetivos, ¿entonces debemos enseñar al niño a ganar?

La FIFA en su manual de entrenamiento para fútbol base nos habla de un entrenador con la palabra formador y lo divide en: formador-educador, formador-entrenador, formador-director técnico, y formador-asesor. No nos habla de tipos de entrenador, sino de todas las capacidades que debe tener un maestro del fútbol:

  • Guiar hacia una orientación ética y moral | formador-educador.
  • Enseñar con una correcta planificación en entrenamientos | formador-entrenador.
  • Saber impartir consignas que optimice al equipo en un juego | formador- director técnico.
  • Desarrollar relaciones estables y respetuosas con su entorno familiar, escolar y social | formador-asesor.

Todo esto debemos ser, el descuidar alguna esfera hará que tengamos variantes en la pregunta inicial que nos planteamos. Entonces, llegó el momento de responderla, un entrenador de fútbol base debe buscar ganar pero no solo hablamos de los resultados, sino de las cuatro esferas antes planteadas. Ganar no siempre va ligado al resultado en un juego, podrá ser que en determinado momento llegue pero, no olvides “la forma” es decir, es diferente generar un jugador competitivo que quiera ganar, a un jugador que quiera ganar a costa de lo que sea.

Estoy convencido que ser entrenador es una gran oportunidad de formar mejores personas y de paso mejores futbolistas. Sigamos mejorando y formando siempre alineado a nuestras convicciones personales de una manera ética y moral.

¿Quieres un último consejo?

Nuestra profesión suele ser muy criticada, normalmente al perder, el padre de familia, directivos o el entorno en general puede tener comentarios negativos que tarde o temprano afectará tu desempeño o peor aún el de tus jugadores.

Por ejemplo, que pasa si pierdo cuatro juegos seguidos donde a pesar de tú notar una mejoría, algún padre de familia comenta con su hijo que no está sirviendo el proceso. La mente al ser muy poderosa y representar para el alumno algo muy grande sus papás, es probable que tenga conflictos internos entre la diferencia de ideas sobre dos figuras importantes para el (padres de familia y entrenador), y por ende termine afectando su desempeño.

Mi consejo es, hagamos partícipes al entorno del proceso. Realicemos feed-backs con los padres de familia donde puedan entender el por qué de las cosas y vean que es por bien mayor para su hijo, que al fin de cuenta es lo que ellos buscan. No olvides “la forma”, estar basados en honestidad y ser perseverantes ya que tratamos con mentes que pueden ser diferentes a la nuestra.

Tenemos una labor muy importante y desgastante hasta cierto punto, pero no tengo duda que es muy gratificante. Espero que mi opinión ayude a seguir retroalimentado pues es una gran manera de seguir mejorando.

“Aceptemos el reto de formar para la vida y para el fútbol”

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Futbolformación usa cookies para mejorar su experiencia. Asumimos que usted esta de acuerdo con esto, pero puede cambiar su decisión si lo desea Aceptar Leer Más